sábado, 29 de octubre de 2011

Confirman sentencia contra el cana que le disparó en el ojo a Pepe Alveal en la represión del 2003


Alveal fue agredido en la zona oeste de la ciudad en noviembre de 2003. -
Copio nota del Diario Río Negro ¡Salud!

Neuquén.- El Tribunal Superior de Justicia confirmó la sentencia contra los cuatro policías llevados a juicio por disparar contra Pedro Alveal, el joven ceramista que perdió el ojo izquierdo producto del ataque, en noviembre de 2003.

El dictamen resuelto en noviembre de 2009 por los jueces Alejandro Cabral, Marcelo Medori y Richard Trincheri impulsó el encierro en prisión del cabo Néstor Daniel Gatica y sancionó al suboficial Elías Ariel Cifuentes con una pena en suspenso. Los efectivos Osvaldo César Fornara y Alfredo Humberto Cortínez fueron absueltos por el beneficio de la duda.

La certificación del fallo resuelto días pasados por la Sala Penal del TSJ que integran los jueces Guillermo Labatte y Graciela Corvalan responde a los recursos de casación presentados oportunamente por los abogados querellantes y también por los defensores de los imputados.

Los primeros consideraron que correspondía una pena mayor para todos los imputados, mientras que los restantes entendieron que se imponía el sobreseimiento. Trascendió ayer que el abogado defensor de Gatica no se habría opuesto a la decisión del TSJ, por lo que el fallo se encuentra firme.

Se indicó también que el propio Gatica se habría presentado en la Cámara Criminal Primera y quedó detenido, precisamente, por la sentencia dispuesta en el juicio ventilado en 2009.

Conformidad

La abogada Ivana Dal Bianco, que se desempeña como querellante en representación de la familia Alveal, se mostró conforme con el fallo que permitió que uno de los agresores de Pedro Alveal permanezca en prisión durante largos años.

Sin embargo, la letrada indicó que la multiplicidad de evidencias observadas claramente en la instrucción de la causa y también en las audiencias de debate reflejó de manera concluyente que los cuatro policías escopeteros fueron penalmente responsables del grave delito y que justifica plenamente sus encarcelamientos.

Luego reiteró que la postura asumida por la Sala Penal del TSJ abriga esperanzas para terminar con una “durísima política de represión” que aún existe en la provincia y recordó la muerte violenta sufrida por el maestro Carlos Fuentealba, por parte de un efectivo de la fuerza provincial.