lunes, 8 de agosto de 2011

Unas líneas para el descanso

Dawn at Kanda Myōjin Shrine
Leo en "Los Veteranos del Pánico" (Eloísa Cartonera 2010, pg.5) de Fabián Casas, el gran escritor del barrio de Boedo: 

Si te cruzás con Buda, matá a Buda.
Si te cruzás con un discípulo de Buda, 
matá al discípulo de Buda.
Si te cruzás con tu padre, 
matá a tu padre.
Si te cruzás con tu madre, 
matá a tu madre.
Sólo así te liberarás de los apegos 
y serás libre. 

Proverbio japonés

***

No me siento identificado con estas líneas, por varios motivos. 

Primero: Me parece de una crueldad infame matar a un tipo que está todo el día meditando abajo de un árbol. Es probable que no sea muy útil a la clase trabajadora, pero tampoco molesta a nadie, así que no veo necesidad de semejante "limpieza". Lo mismo se aplica al discípulo. 

Segundo: No me puedo cruzar con mi pobre viejo, porque le ganó de mano al proverbio y se murió antes.

Tercero: Si alguien me sugiriera matar a mi vieja, ese alguien podría ser golpeado salvajemente y después perseguido hasta ser expulsado fuera de las fronteras del barrio. 

Cuarto: La idea de que la libertad es un asunto de (liberar) la mente, está buena, pero tiene ciertas lagunas, como que prescinde de la existencia de relaciones de clase y otros "detalles" similares estudiados por el marxismo, por lo que puede aplicarse en contextos muy precisos y limitados, pero no me cierra como proyecto emancipatorio. 

***

Reconozco que lo anterior es una interpretación literal terrible, desprovista de sutileza, con una pobreza destacable en cuanto a lo  metafórico, pero esta es mi forma de poner la mente en blanco. 

De última, no fui yo el que tiró lo de "matar al Buda"...


2 comentarios:

Ediciones IPS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eldiablosellama dijo...

Jajaja, buenísimo Juancito. Un gran abrazo, El Diablo