sábado, 3 de marzo de 2012

Sobre una charla de Jorge Altamira


Ayer estuve en la presentación del libro de Jorge Altamira, El ascenso de la izquierda en el marco de la bancarrota capitalista. Es un excelente charlista así que fue interesante escucharlo en vivo y en directo. Planteo una pequeña reseña de lo que se dijo y algunas opiniones a título personal.

Los ejes de su intervención fueron la profundidad de la crisis capitalista, el surgimiento del FIT como una alternativa política de la clase obrera como un hecho inédito y la necesidad de desarrollar esa alternativa en las masas.  Planteó a su vez que la estrategia de la izquierda revolucionaria consiste en levantar una alternativa política de la clase obrera contra los partidos capitalistas y que si bien los 700 mil votos del FIT eran un avance en el terreno electoral (en el sentido de que no son 700 mil militantes ni gente que se moviliza con el FIT) eso era muy importante porque es el terreno más difícil para la izquierda. También señaló que la agitación política permitió llegar a las masas y que hay que profundizar eso, porque es la gran oportunidad de la izquierda revolucionaria; que desde ya depende de las luchas que el FIT se constituya en una alternativa política de masas, pero el método para eso es la agitación política. Asimismo planteó que lo que no tiene la izquierda a nivel internacional ni nacional es un programa, porque el programa de transición plantea por ejemplo la defensa de la URSS ante los ataques imperialistas y un programa actual debería hacer el balance de la URSS. Que esa es la propuesta que hace el PO a los integrantes del FIT y que en ese sentido va la propuesta de un partido único de los componentes del FIT. Que hay un sectarismo en la izquierda producto del retroceso de las últimas décadas, pero que él igual es un "utópico" que opina que tiene que haber un partido único. Esto es un resumen hecho por mí y pretende solamente un punteo de lo que dijo Altamira. Si algún amigo del PO tiene una desgrabación mejor, se agradece...

Hubo una intervención de una militante del PO de Río Negro respecto de la propuesta de hacer un "partido único" y otra de Liliana Obregón, referente histórica de ATEN, que señaló su adhesión al FIT al mismo tiempo que planteó que veía falencias en cuanto a la unidad en el terreno de la acción común entre las corrientes que componen el Frente de Izquierda. 

Me anoté y le planteé a Altamira que partiendo de coincidir en la importancia de la emergencia de FIT como fenómeno político, me parecía que efectivamente el desarrollo de la izquierda en las últimas décadas no tenía nada que ver con las experiencias que hicieron grupos como el SWP junto a Trotsky en los años '30, donde hicieron importantes procesos de fusiones de corrientes con diversas tradiciones y que junto con el retroceso desde el punto de vista programático se había degradado al mismo nivel la reflexión estratégica, que Daniel Bensaid la retomó en su momento pero para justificar una política liquidacionista del trotskismo y hacer "partidos amplios" tipo el NPA y que en ese marco el planteo de partido común podía tener sentido si desarrollábamos una deliberación programática, política y estratégica y mayores elementos de una práctica común en el movimiento obrero, en el cual es un aspecto central la política para construir una corriente clasista con la perspectiva de desarrollar coordinadoras u otras instancias del tipo de los soviets para enfrentar el aparato peronista territorial del GBA, etc. Sobre esto último, más detalle acá.  

Altamira planteó que la unidad del FIT tenía que ser política antes que en la práctica y que  la distinción entre programa y estrategia era peligrosa porque podía llevar a experiencias como la del ERP. Que según Trotsky  el programa es el partido (o viceversa, no me acuerdo bien) y que si había un programa común en la izquierda revolucionaria, eso permitía dirimir las diferencias desde otro ángulo e incluso las conclusiones estratégicas como el rol del peronismo en los '70 eran claves como parte del programa. 

Después de eso hizo un cierre y se terminó la charla. Planteo algunas pequeñas conclusiones.

1-Me parece que los compañeros del PO piensan en un desarrollo de un partido "que vaya a las masas" a partir de la agitación política, pero subvalúan el desarrollo de "centros de gravedad" en la industria y los servicios que permitan golpear a la burguesía en la lucha de clases, desde los cuales articular vanguardia y masas con una política para constituir a la clase obrera como hegemónica respecto de los restantes sectores oprimidos (por ejemplo como intentamos hacer en Zanon con la Coordinadora del Alto Valle, la alianza con el MTD y la lucha por la comunidad, o como en Kraft, articulando con otras fábricas de la zona, compañeros desocupados, estudiantes, movimientos de mujeres, etc)

2-Si bien Altamira la tiene más clara que este humilde servidor, me parece un error de concepto decir que la distinción entre programa y estrategia lleva al militarismo. De hecho esa distinción la desarrolla el propio Trotsky en trabajos como Lecciones de Octubre o Stalin, el gran organizador de derrotas, partiendo de la estrecha conexión entre programa y estrategia, porque el programa tiene que sacar las lecciones estratégicas de los procesos de lucha de clases y constituirse en una guía para la acción. Subsumiendo la estrategia en el programa, se hace más predominante aún la idea de un partido que se construye vía la "agitación política" y por ende se transforman en absolutamente secundarias las diferencias de práctica en la lucha de clases. 

3-Por último, creo que la discusión acerca del famoso "partido único" es un poco peculiar, porque va acompañada de un rechazo al supuesto "discusionismo del PTS", con lo cual no queda claro cómo haríamos para avanzar en un proceso así ¿Tendríamos que unificarnos primero y después votar todo por mayoría y minoría? Digo, si no quieren discutir...

Publicar un comentario en la entrada