lunes, 12 de marzo de 2012

Reincidencia sobre marxismo y filosofía

Con este tema de ser aprendiz de todo y maestro de nada (aka Lic. en CBC) el marulo se divide entre muchos temas y resulta dificultoso profundizar en alguno en especial. Desde el año pasado, los galos de Asterix venimos morfando bastante de la cuestión estratégica, a la que se agregan algunos análisis políticos sin grandes pretensiones. Pero antes de la dura lucha contra el invasor romano, gozamos de un período de reflexión filosófica y otros nobles quehaceres, del que se puede ver alguno de sus felices resultados haciendo click acá.

Volviendo a leerlo ahora, salta la ficha de que en ese artículo no nos ocupamos especialmente de una cuestión importante que es el lugar de la dialéctica en el marxismo, aunque tomamos algunos aspectos en la breve reseña de los debates realizados en la URSS antes de 1930. Esto se motiva principalmente en que el Q11 aborda el tema sólo muy al pasar, aunque haciendo una afirmación contundente: según Gramsci, Bujarin no toma la cuestión de la dialéctica porque capitula ante el sentido común al mismo tiempo que sostiene una concepción de sociología positivista que desconoce el paso de cantidad a calidad en los grandes procesos sociales.

Trazo grueso, si nos fijamos en la situación actual del marxismo, la dialéctica es uno de sus componentes más desprestigiados. Además de un largo trecho en el que jugaron un rol central las oposiciones entre marxistas hegelianos y estructuralistas hasta el ascenso y derrota de los '70, creo que lo esencial de este giro "antidialéctico" que acompañó la reacción intelectual de las décadas de retroceso y restauración burguesa, tiene que ver de fondo con la crisis y degradación de las perspectivas estratégicas. Fijese ud. como están relacionadas las cosas.

Cierta izquierda (que como decía un personaje del Péndulo de Foucault, terminó citando a Nietzsche y a Cèline) buscó un pensamiento sin mediaciones (partido, soviets, estado de transición) para conciliar el radicalismo intelectual con las condiciones de la derrota. Para los derechistas, el repudio a Hegel y su dialéctica fue una forma elegante de pegarle a Marx sin quedar como anticomunistas reaccionarios y dar por superada la controversia con el marxismo.

Trazadas brevemente estas coordenadas, me parece que las corrientes trotskistas, más allá de sus limitaciones, tuvieron el mérito de intentar mantener un nivel de reflexión teórico que saliera de las oposiciones formales propias de las corrientes del marxismo occidental (hegelianos-humanistas-voluntaristas vs. anti-hegelianos-cientificistas-estructuralistas), siguiendo en esto a Lenin y Trotsky, que si bien no se dedicaron a la filosofía, tenían un pensamiento teórico que integraba en medida no menor ciertas premisas filosóficas. Se puede mencionar trabajos como los de George Novack, Milcíades Peña (aunque más tirado hacia el humanismo de los Manuscritos de 1844 y las elaboraciones de Lefebvre), Alex Callinicos, Daniel Bensaïd, entre los más destacados.  Más allá de los matices existentes entre sí, todos ellos buscaron hacer una lectura en la cual los componentes "clásicos" del marxismo primaron sobre los "occidentales" (en el sentido de la clasificación de Perry Anderson).

Desde esta óptica y si bien el trabajo más arduo consiste en estudiar las aproximaciones y afinidades entre los desarrollos de las ciencias y las premisas dialécticas del marxismo, hay una cuestión previa que hace al status del marxismo como concepción indepediente de las distintas vertientes del pensamiento burgués, de las que se nutre el academicismo imperante en los ámbitos universitarios, que moldea a amplios sectores del movimiento estudiantil y docente.

En el estudio de esas premisas tenemos tres ejes que considerar: materialismo, praxis y dialéctica. Partiendo de que el marxismo se degradó en una religión de estado por un lado (stalinismo) y en marxismo occidental por el otro (repetimos, con los trotskistas en una suerte de tercera posición que sobrevivió peleando con uñas y dientes), la interna filosófica entre los que reivindican el marxismo pasa, como decíamos en el artículo linkeado más arriba, por establecer relaciones correctas entre estos tres términos. Así como la afirmación gramsciana de que Marx nunca llamó "materialista" a su concepción no resiste la lectura de textos como La ideología alemana o las propias Tesis sobre Feuerbach, los intentos pasados de cierto marxismo occidental por construir un Marx sin dialéctica se chocan directamente contra la reivindicación explícita que Marx hizo de la dialéctica en distintos pasajes de El Capital o de la Correspondencia con Engels, así como de la estructura de su obra misma.

La relación entre una concepción materialista y otra centrada en la praxis es la más obvia y está expresada por Marx en la primera Tesis sobre Feuerbach, cuando sostiene la actividad humana como actividad de un sujeto objetivo. Desde este ángulo, la filosofía de la praxis (definición de Antonio Labriola que retoma Gramsci) es inseparable de una concepción materialista (que a su vez dialoga con la tradición inmanentista, como señalamos en "La ortodoxia que no fue", al cual remitimos para más detalle).

En cuanto a la dialéctica, en las Tesis o en La Ideología Alemana, Marx no le prestó especial atención en cuanto a sus formulaciones generales más abstractas (cuya exposición de modo racional y no místico que alguna vez prometió finalmente no pudo concretar). Sin embargo, en las Tesis aparece como dialéctica idealismo-materialismo "anterior", sujeto-objeto, educador-educado, alienación religiosa-alienación social, viejo materialismo-nuevo materialismo, comprender el mundo-transformar el mundo. Básicamente esta dialéctica se presenta como relaciones de interdependencia entre los extremos, de cuya crítica surge una relación superior entre los viejos términos que da origen a términos nuevos.

Esto ya se hizo muy largo, pero tiramos al menos lo principal que queríamos decir y que se resume en lo siguiente: en los textos fundacionales de la concepción marxista la dialéctica aparece como un elemento de primer orden.

Continuará.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

hay que armar el club de los amigos de la dialéctica...hoy que estamos en una situación de fin de la restauración burguesa, con crisis agudas, con acenso de ensayos revolucionarios en áfrica y Europa, reflotar la dialéctica es una de las tareas principales de los y las militantes que nos consideramos trotskistas, a nadie le sirve un marxismo sin dialéctica un marxismo cuadrado y banal que no cuestione que no aspire mas alla...los trotskistas (como ideologia, ya que los partidos no al pasaron) sobrevivimos a la reacción no por tercos sino porque tenemos una estrategia clara, tenemos una salida a la crisis de la humanidad y la dialéctica cumple un rol fundamental en ello, saber aplicarla en el terreno de la política es la que nos va a permitir triunfar....buffalo

JDM dijo...

Gracias, Buffalo (¿o debo decir Blondie?) Me parece que ya se está poniendo muy hegeliano, pero avanti con el club...

Anónimo dijo...

bueno, ejem, si aceptan fans de Alexander Kojeve, el club puede ser más divertido...(ahora sí, Fernando)

JDM dijo...

Hola Fer, Kojève se la mandó con eso del "desdeo de otro deseo" o whatever, pero bue... también se aceptan hinchas del chabón...

Anónimo dijo...

mmm...leíste la dialéctica del amo y del esclavo?, pa mi ése texto, cruzado con los manuscritos de Charly, sirve para ir hasta el fondo de las cosas...sin deseo no hay acción, loco.
fer

JDM dijo...

Más vale que lo leí, papá! Está en la biblioteca de la Casa Marx igual que los otros libros de mi ex propiedad.
No se puede negar que fue una interpretación influyente, pero la de hippolyte se ajusta más a lo que Hegel quiso decir, según mis humildes lecturas. Un abrazo

Anónimo dijo...

seeee, se empieza por Hippolyte, of course...(el traductor al castellano vive cerca de casa...) buena biblioteca esa che...

Anónimo dijo...

quise decir el editor...abrazo cabeza

Anónimo dijo...

Tenés razón que no se hace un hincapie especial en la dialéctica en el artículo (lo mismo me pareció muy bueno), yo hace dos años que me vengo prometiendo agarrar a Hegel, el joven Hegel de Luckacs,Kojeve, etc pero mi diletantismo y anarquía en la lectura hizo que no lo haga. Acuerdo que dentro de la intelectualidad marxista (académica y no tanto) primó el combate del cientifismo estructuralista contra el humanismo-hegeliano.pero también hubo ricos debates en la escuela inglesa sobre el estado y la transición al socialismo (ahi metió la cuchara Poulantzas contra Milliband), sobre economía desde Grossman, Rosdolsky, Lage, Sweezy, hasta el actual totem de RyR (Anwar Shaikh), entre otros debates. Humildemente creo que estaría bueno que profundices en el hiato entre la teoría y la praxis político-estratégica (así nos ayudás a los brutos a pensar un poco más), que no sólo fue endémico (y es en los restos) del marxismo occidental sino en partidos troskos.xq muchas veces se mantiene formalmente el "marco teórico" y después se hacen chanchadas en la práctica, como apoyar huelgas policiales o marchar con cierto falso ingeniero pidiendo por la "inseguridad"...y no hablo del tandem PSOL-PSTU ni del morenismo argento...otroooo tema muy bueno lo de 2Pac y si, es cierto que hubo mucho circo entorno a Wu Tang pero que sonaban lindo sonaban lindo.Pd:Todavía espero que encuentres algo laudatorio de Paul M sobre Lenin,si lo encontrás te invito un totin cuando vaya para Nqn, que me parece que va a ser pronto.Saludos el de la Vieja Escuela

JDM dijo...

Por lo de Mattick, lo prometido es deuda, así que te lo debo, fiera...

Sobre lo otro, me parece muy bueno lo que viene saliendo sobre el seminario del Bauen...

Algunas cosas hemos ido metiendo al respecto, pero creo que sería importante profundizar los aspectos de concepción del mundo tanco como de teoría científica del marxismo específicamente.

El joven Hegel de Lukacs es un librazo, exagera un poco las continuidades entre Hegel y Marx pero sirve un montón para entender el pensamiento de Hegel. Hay cosas en las que es bastante distinto de Hippolyte.

Wu tang la rompe.

Claurioh dijo...

Qué cosa eso de andar disculpándose por no haber hecho carrera académica. Yo por caso tuve mi primer contacto con el trotskismo a partir de un curso de Hegel dado por el autor de este blog en el viejo local del PTS en Caballito, así que... chito con ese espíritu defensivo. En lo que sí veo un problema es en que el texto, por un lado, adopta explícitamente UNA definición de lo que sea la dialéctica, lo cual me parece bien porque ayuda a clarificar, pero por otra parte no intenta articular ese abordaje con otros que también aparecen en la tradición. Esto es, "la" dialéctica ha sido abordada desde el marxismo TANTO desde el punto de vista destacado aquí, el del problema de la unidad entre opuestos, que es lo que tiende a remarcar Hegel en contra del "entendimiento" (y no omito aquí juicio de valor sobre este abordaje), COMO desde otras perspectivas como una que querría hacerla una suerte de disciplina general sobre el "movimiento", o el "cambio", frente a lo que considera "metafísica" (es, por caso, el enfoque que más o menos explícitamente parece abordar Engels). TAMBIÉN cabría entender "la" dialéctica a partir de un cierto desarrollo crecientemente concreto de los conceptos de la exposición científica, cuya "antítesis", en este caso, no serían ni el "entendimiento" ni la "metafísica", sino un procedimiento como el de Spinoza que recurriría a definiciones iniciales y se atendría a ellas. Tenemos por tanto, de mínima, tres "parejas" conceptuales distintas según las cuales entender "la" dialéctica. No enumero todo esto por pedantería -por lo demás, este no es ni remotamente un campo de estudio al que me haya dedicado seriamente- sino porque veo problemático plantear la discusión en términos de recuperar o no "la" dialéctica sin antes delimitarnos explícitamente respecto de otras definiciones, o por el contrario tratar de buscar una unidad a través de todas ellas. Aunque puede ser que el "Continuará" remita a algo de este tenor, no podemos saber. :-)

JDM dijo...

Ja! Lo de lic en cbc era irónico porque el otro día ví un blog de un tipo que arrancaba presentándose como "Lic en Historia" como si eso fuera la gran cosa. Así que no resistí la tentación y de paso explico por qué meto la cuchara en temas varios. Siempre fui curioso.
Por lo demás creo que las tres interpretaciones que vos planteás (capaz la de los opuestos que decís podría tomar como dialéctica sujeto-objeto o esta podría ser una cuarta, de los que se centran más en la praxis) están cruzadas en el cuerpo teórico del marxismo, porque éste combina fundamentos de una concepción del mundo, teoría y estrategia y en teoría también incluyo una idea de cómo se hace ciencia, etc. No me parece del todo preciso lo de Engels, porque más que tratar de hacer una disciplina general del movimiento en general, intentó relacionar el marxismo con el desarrollo de las ciencias avanzadas de su época. Más allá de cómo le salió, creo que desde el punto de vista metodológico la idea es válida, porque la lucha por la mayor compresión posible de la realidad tendría que ir a un trabajo en común de las distintas ciencias y un pensamiento que integre sus conclusiones. En la URSS se intentó hacer esto, con desigual fortuna y después el stalinismo burocratizó todo. Me parece que en la obra de Marx estos registros que vos planteás aparecen según los temas, por ej en las Tesis de una forma, En la disc sobre el método de la economía política de otra, En la ideología alemana o la correspondencia de otra. Así que sí, podemos tomar un aspecto de la dialéctica y dejar los otros para después, porque en el conjunto se articulan como una totalidad aunque no cerrada. Slds.

Claurioh dijo...

Entiendo entonces, camarada Juan, que habrá que esperar a próximos abordajes para encontrar una articulación entre los distintos problemas; no hay derecho a exigirle a vos ni a nadie que lo exponga todo de una vez.

Pero ya se va viendo, asumo —lo cual en el peor de los casos será un anticipo de discusiones ulteriores—, por dónde pasan mis dudas: presuponer un enfoque PARTICULAR de lo que pueda ser “la” dialéctica —que, insisto, me parece un acto de honestidad intelectual explicitar, en vez de dejarlo todo en un estado de indefinición brumosa como a veces se suele hacer en estos debates— y sustentar con ello una defensa GENERAL de la misma podría no ser del todo legítimo. Por caso, no veo de qué forma (a) el abordaje “dialéctico” en términos de “anti-definicional” (hay que ponerle un nombre, che) de Hegel y posteriormente de Marx me comprometa, por asumir una EXPOSICIÓN progresiva del contenido de nuestro conocimiento —estoy pensando, claro está, en textos como la Introducción del ‘57—, con (b) la idea de una teoría “dinámica” sobre la realidad misma, en los términos en que está planteada la disputa de Engels contra la “metafísica”, que es una discusión GENERAL —y que tiene que poder defenderse con argumentos de este orden— por más que, efectivamente, haya intentado “relacionar el marxismo con el desarrollo de las ciencias avanzadas de su época”.

Claro está que si vos nos proponés esperar a ulteriores desarrollos del problema, habrá, reitero, que esperar. Pero de todas formas quería dejar planteado eso, que la articulación entre distintos problemas en algo llamado “la” dialéctica, y que habría que reivindicar integralmente en defensa del contenido teórico y la práctica del marxismo, es algo que todavía te falta probar. Saludos. C.

JDM dijo...

Estimado, por la última cuestión, opino lo contrario. Creo las corrientes antidialécticas del marxismo son las que no pudieron probar su punto de vista, entre otras cosas, porque recayeron en concepciones pre o anti marxistas.
Por lo otro, creo que no se trata solamente de la "exposición", también hay "investigación" y relación entre entre el que investiga y el objeto investigado. En este sentido, hay una relación entre un cierto enfoque de cómo labura la ciencia y otro sobre qué o como es la realidad. De todas maneras creo que no se puede agotar la discusión por este medio. Si tenés algo escrito al respecto, con todo gusto lo leo. Ah y además no creo que haya algo llamada "la" dialéctica. Hay una tradición dialéctica previa a Hegel, Hegel mismo y el marxismo, que hace una apropiación original. Esto pensando ppalmente en occidente, no? Intentaré retomar estas reflexiones en próximos posts. Slds.

Anónimo dijo...

hola, lei el post y los comentarios, me parece interesante la idea de clarificar que se entiende por dialectica, y su relacion con el marxismo en general. Un problema que a mi me preocupa (por ahora no tanto me ocupa) es el de la relacion entre dialectica hegeliana y teleologia historica, y consecuentemente, entre marxismo y teleologia historica. Porque la idea de desarrollo de las fuerzas productivas que conduce necesariamente al socialismo puede interpretarse como una teleologia materialista. Creo que deberia ser un tema a investigar por quienes pensamos que el marxismo no ha muerto. Saludos, damian

Claurioh dijo...

Bueno, bueno, como el camarada Juan no me deja discutir por este medio -chiste, chiste, no lo dije en serio- no le respondo por qué creo equivocado lo de "hay una relación entre un cierto enfoque de cómo labura la ciencia y otro sobre qué o como es la realidad", y en su lugar le comento nomás que ya escribí un pequeño documento de... 37.500 palabras, así que ya podrá contestar a eso. Ha visto, lo mío es lo muy corto o lo muy largo, sin términos medios...