lunes, 9 de mayo de 2011

Poema de mi hermana Daniela para mi viejo

Se puede leer  acá pero aprovecho para copiarlo....  

Plácido Miguel
Después de la jubilación

papá se dedicó a tomar

la sombra del eucalipto

la dendrolatría dice él

la adoración del árbol.

Cuando era nena fumaba las

hojas enroscadas o las metía

en agua para vahos medicinales.

El verano pasado, ya con el andador

lo acompañé  las tardes

antes de irme al laburo.

Ahora miramos en la cama

el libro de los árboles

gigantes y miniaturas

solitarios abrazados y en hileras.

Hombres vestidos de rojo

se paran al lado para que dimensionemos

los troncos tan increíeblemente inmensos

o pequeños.

Papá me pide que le cuente

las historias que acompañan las fotos.

En el planeta

hay muchos muchos baobabs

como en El Principito.