lunes, 29 de diciembre de 2014

A los lectores y lectoras de este blog

Buenas, salgo a la superficie nomás para agradecerles que sigan sosteniendo este blog, que ciertamente atenta contra todas las normas existentes y por existir de la difusión e instalación de medios digitales.

Este año, después de nuestra participación en la Conferencia anual de Historical Materialism en Londres, se amplió considerablemente el espectro de lectores de Europa y Estados Unidos, a ellos les damos la bienvenida y esperamos que se animen a comentar, aunque sea en otros idiomas. Ah! y no tengan vergüenza de caer en el lugar común de preguntar "qué es el peronismo". Los argentinos estamos tratando de responder esa pregunta desde hace varias décadas...

Como dijimos con mi amigo Fernando Rosso en este post, el ensayo al tuntún es la marca distintiva de una generación (o dos, no sé bien cómo se cuentan), en particular de los que fuimos adolescentes en los años '90. Y las escrituras que pueblan este blog están inscritas en ese registro, que asume la forma inmediata de un arte menor para desarrollar  algunos núcleos teórico-prácticos, siempre lejos de la impostada solemnidad lindante con el tedio (léase terrible embole) que ahora se denomina "trabajo académico".  

José Carlos Mariátegui planteó hace muchas décadas la necesidad de pensar "con la propia cabeza" los problemas del marxismo en América Latina (y los problemas del marxismo en general). No por casualidad recurrió más de una vez a las formas del ensayo y la polémica. 

Quizás ese sea el principal sentido de la reflexión teórica desde el marxismo: mantener siempre un estado de alerta, con "ojeras y párpados de asombro", con las velas tendidas, no hacia un país mejor sino hacia nuevos problemas, aquí en el "profundo Sur" y en cualquier lugar del mundo. 

Bueno, esto ya se hizo medio largo. Feliz año nuevo. No se excedan con la ingesta de poción de Panoramix...