martes, 17 de diciembre de 2013

La imaginación realista



Trotsky desgrana a lo largo de su autobiografía, Mi vida, sencillas y cortas definiciones de los distintos momentos que atravesó el Partido Bolchevique, y las diversas peleas que dio Lenin para forjar lo que podríamos llamar un “partido leninista” –probablemente porque el libro fue escrito en medio de los ataques stalinistas que pretendían integrar una nueva concepción del “leninismo” que sirviera para justificar los zig zag de su política y acabar con la vieja guardia bolchevique, para lo cual necesitaba, como en las fotos, retoques y eliminaciones que acabaran con lo que hubiera de revolucionario en esa tradición–. Dos son especialmente sucintas pero cargadas de contenido.

Completo, acá.